Rascacielos de madera

Otro paso más en la «conquista madera»

Con casi 80 metros de atura y sus 18 pisos, el rascacielos que se está construyendo en Noruega, junto al lago más grande del país, el Mejosa, demuestra la eficacia de la madera en la construcción.

La sostenibilidad ambiental, en forma de nulas emisiones de CO2 a la atmósfera, es una razón de primer orden en la apuesta por este elemento constructivo.

La estructura de este edificio, llamado Mjostarnet, es entera de madera. Anteriores construcciones en edificios parecidos, siempre, habían combinado madera y acero en sus estructuras. Ahora no…solamente madera laminada de abeto nórdico. Además, estas vigas laminadas de abeto han sido recubiertas por una capa de carbón, evitando así la posibilidad de incendio. De esta forma, las vigas laminadas se mantendrán intactas.

Otra evidencia más de que la madera, con buena ejecución en obra, es un elemento de primera línea, un candidato perfecto como material constructivo.